League of Legends y la moral matemática

Este post será el primero de una serie de reflexiones que quiero desarrollar sobre el juego League of Legends. Siempre he sido un fanático de los videojuegos, pero este juego en particular está generando ciertas dinámicas que me parecen muy interesantes y me producen varias preguntas que me gustaría plantear.

En esta primera entrada presentaré el juego, las características de su comunidad y los recursos disciplinarios a los que se han recurrido. Especularé sobre las consecuencias de estas medidas estirando un poco sus posibilidades, a fin de poder llegar a las preguntas que me rondan.

League of Legends (LOL) es un MOBA (Multiplayer Online Battle Arena) con un formato muy similar a Defense of the Ancients (DotA), el famoso mod de Warcraft III: Reign of Chaos. Actualmente es el juego más jugado del mundo. Hay varios mapas y modos de juego pero el principal es el Summoner Rift, donde dos equipos de cinco héroes deben enfrentarse para destruir la base enemiga (Nexus). Cada héroe es utilizado por un jugador y posee un estilo de juego propio de acuerdo a su posición en la batalla y al tipo de armamento (items) que se adquiera para él. El trabajo en equipo es fundamental para la victoria, pues la coordinación facilita la elaboración de estrategias y la sinergia entre los héroes. Si bien es posible armar un equipo con amigos y conectarse a Skype para una coordinación más fluida, la mayor parte del tiempo uno juega solo con personas desconocidas, ya que es complicado poder juntar a cinco amigos con disponibilidad de tiempo (cada partida dura aproximadamente 45 minutos).

Un trabajo en equipo bien logrado es muy probablemente una victoria asegurada. Sin embargo, el nivel de competencia agresiva, el anonimato de los jugadores, la dependencia en el desempeño de los demás, la dificultad propia del juego y el trash talk del otro equipo hacen que, en ocasiones, las partidas se vuelven sumamente tensas y frustrantes[1].

¿Alguna vez han tratado de coordinar una estrategia por chat con gente completamente desconocida y anónima mientras juegan en tiempo real con la presión de saber que tu éxito depende casi por completo de la buena voluntad y las habilidades (skills) de los demás jugadores del equipo? Es el infierno… y es la esencia de League of Legends.

En este cóctel molotov que puede llegar a ser LOL, muchos jugadores se aprovechan del anonimato para insultar, trollear, discriminar, abusar, aplastar y humillar a los que por una u otra razón (falta de experiencia, poca habilidad, equivocación, desconexión del juego, mala elección del héroe o del armamento, etc.) hacen que una partida termine en derrota. Este es el típico toxic player (jugador tóxico), el cual difícilmente aceptará su responsabilidad en el resultado, prefiriendo hacerle saber al resto de su equipo que la razón de la derrota se debe a la suma de sus incompetencias.

El hecho de que esta comunidad exista en competencia perpetua solo incrementa la violencia y el maltrato entre pares, haciendo que la cuestión muchas veces devenga insostenible y la experiencia de juego se vea influenciada negativamente por el comportamiento cáustico de los jugadores.

Gracias a esta situación durante mucho tiempo la comunidad de jugadores de LOL ha sido considerada como una trash community (comunidad basura), lo que estaba comenzando a mellar la reputación del juego. Resultaba evidente que la comunidad de LOL (como cualquier otra comunidad humana) era incapaz de autoregular su comportamiento moral basándose en algún tipo de juicio autónomo de sus jugadores en pos de una experiencia comunitaria civilizada y exenta de violencia. Al fin, la motivación principal de los jugadores de LOL a participar en su comunidad no es el interés público por lograr un ecosistema pacífico y beneficioso para la mayor cantidad de ellos, sino el interés privado de conseguir el mayor número de victorias y tener que soportar la menor cantidad de n00bs (principiantes/malos jugadores).

Era necesario, entonces, que algún tipo de autoridad externa legítimamente reconocida, representante y ejecutora de algún tipo de orden legal fuerte, pudiera intervenir a fin de edificar los diques de la moralidad, la civilidad y la convivencia, con el objetivo de preservar una experiencia positiva del juego y motivar un Fair Play entre sus jugadores.

Como una manera de hacerle frente a este problema RIOT (la empresa desarrolladora de LOL) facilitó el reporte de jugadores tóxicos al final de cada partida, con el fin de ir armando un registro e intervenir cuando las denuncias se acumularan o las faltas fueran muy graves. Este sistema de reportes no era nada original ya que muchos MMOGs (Massively multiplayer online game) lo utilizan como una forma de promover y mantener el juego limpio en sus comunidades. De allí que haya sido la primera herramienta disciplinaria a la que recurrieron los desarrolladores de RIOT.

No obstante, esta medida no modificó el toxic style de la comunidad de LOL. Los jugadores continuaban maltratándose y arruinando partidas. La calidad del trato entre jugadores se mantenía supeditada a la competencia y al rendimiento antes que a una idea de Fair Play, previa al devenir de las partidas. Por lo tanto, la importación de una herramienta disciplinaria genérica como el sistema de reportes y su aplicación con mínimas modificaciones no había dado los resultados esperados. Para fortalecer la efectividad de los esfuerzos disciplinarios se hacía indispensable diseñar una herramienta adaptaba a la dinámica del ecosistema de LOL.

Para ello RIOT creo el sistema The Tribunal, un gran jurado conformado por todos los jugadores que hayan superado el nivel 20 y que deseen participar. The Tribunal determina el futuro de los jugadores tóxicos a partir del análisis de sus juegos. Este sistema identifica a los jugadores que han sido continuamente reportados a través de varias partidas y arma un caso sobre ellos para ser presentado ante The Tribunal. Cuando uno ingresa a The Tribunal se le presentan las diversas partidas del jugador reportado, los héroes y armamento elegido por todo el equipo, así como el chat log de ambos equipos durante toda la partida y muchos datos más. Con esta información uno como jurado puede tomar la decisión de perdonar o castigar al jugador tóxico. Finalmente, es RIOT quien decide el contenido concreto de la sentencia a partir de la gravedad de las faltas cometidas y de acuerdo al veredicto de The Tribunal. En ese sentido, The Tribunal no se diferencia demasiado de la figura procesal del sistema jurídico inglés.

The Tribunal

Sin embargo, hay que señalar que, a diferencia del sistema de reportes, el cual funciona como una denuncia pasiva, The Tribunal como sistema jurídico incorpora la decisión de los jugadores en la regulación moral de su comunidad. Así, el sistema busca reducir la toxicidad dotando a sus jugadores del poder para ejercer la ley voluntariamente. Inclusive, existe una tabla de méritos llamada Justice Raiting donde los jugadores que han participado en The Tribunal ganan puntos de acuerdo a lo acertado de su veredicto, ascendiendo en el ranking y obteniendo reconocimiento social al interior de la comunidad.

Ahora bien, no es un exceso pensar en una utilidad mayor para este Sistema. Pensemos en la posibilidad de que cada vez que un jugador de su veredicto de castigo o perdón ante una determinada falta, este proporcione información que luego le permita al Sistema elaborar progresivamente una escala axiológica a partir del registro minucioso de las decisiones de sus participantes. Visto de ese modo, The Tribunal no funcionaría únicamente como un sistema jurídico que incorporaría el veredicto de la comunidad a la decisión del juez, premiando su participación con insignias de reconocimiento social, sino que, más importante aún, posibilitaría al Sistema ir ajustando probabilísticamente la posición moral de la comunidad ante determinados comportamientos, gracias a la data proporcionada libremente por los jugadores.

Quizá no sea pecar de science fiction geek pensar que en algún futuro muy cercano el Sistema podría manejar tanta información sobre las inclinaciones axiológicas de sus administrados frente a un diverso número de situaciones que le sería posible tomar sus propias decisiones morales a partir de ciertos algoritmos bien programados. De este modo, un sistema jurídico autónomo se encargaría de resolver los casos menores basándose en cálculos matemáticos probabilísticos recogidos de la experiencia judicial, liberando de la carga procesal tanto a los jugadores que participan de The Tribunal, como a los jueces de RIOT que deben sentenciar.

Por ejemplo, luego de que The Tribunal haya determinado su veredicto para una cantidad significativa de casos de “uso de lenguaje inapropiado”, es decir, cuando una muestra significativa de jugadores hayan manifestado su posición moral frente a tal comportamiento, el Sistema podrá resolver por sí mismo estos casos en función de las frecuencias estadísticas de los resultados de The Tribunal, sentenciando las penas de acuerdo a ciertos rangos preestablecidos que se ajustarán a partir de las particularidades de los casos (número de reportes, repetición en el tiempo, sanciones anteriores, etc.). Así, aquellos casos que supongan menor complejidad podrán ser resueltos matemáticamente con bastante precisión, liberando de trabajo a las personas.

Frente a esto me pregunto si será posible que simples cálculos matemáticos sustentados en abundante información de la conducta moral humana puedan llegar a impartir la ley con justicia, dando lugar a un modelo judicial más veloz, imparcial y eficiente. ¿Es esto posible? ¿O es que hay algo en la decisión justa que escapa al cálculo preciso basado en información fidedigna, de primera mano y estadísticamente válida? ¿En realidad existe algo así como un “insondable cálculo de lo justo” que siempre tendrá que partir de una conciencia humana? ¿O bastará con un conocimiento matemáticamente certero y un análisis de probabilidades con grandes cantidades de información para tomar la mejor de las decisiones jurídicas posibles?

Es interesante notar cómo estas preguntas son generadas por un ecosistema social en formación como es LOL. De cierta manera, dentro de esta comunidad se están replicando microcósmicamente varias de las decisiones fundamentales que ha tomado el ser humano con respecto a la gestión de sus dinámicas sociales y su relación con la ley. Lo genial es que RIOT no se ha detenido aquí. La comunidad de LOL es más que reacia a cualquier intento por domesticarla y The Tribunal no ha logrado tener el impacto esperado en la regulación de la toxicidad de los jugadores. En un siguiente post presentaré el nuevo sistema disciplinario que han ideado en este laboratorio social que es League of Legends.


[1] Como bien me señaló un amigo al verme renegar mientras jugaba: “Tú juegas League of Legends para estresarte y vas al trabajo a relajarte”.

Anuncios

10 pensamientos en “League of Legends y la moral matemática

  1. Esen dice:

    Terrible sugerencia la que haces. No hay asunto humano tan pequeño como para dejar que las matemáticas se ocupen, sobre todo cuando se trata de la justicia. Pero quién sabe, tal vez hablas con la verdad… y en el futuro, se aplique.

    Me gusta

  2. Efectivamente Esen, es una probabilidad siniestra. Sin embargo, más allá de lo cuestionable del hecho, creo que la figura es interesante para replantear algunas preguntas fundamentales, aún en el caso de que algo como esto nunca se aplicara fuera del ecosistema de LOL.

    Por ejemplo: cuando dices que “No hay asunto humano tan pequeño como para dejar que las matemáticas se ocupen, sobre todo cuando se trata de la justicia”, ¿qué entidad trascendental estás defendiendo? ¿Qué es “eso humano” tan sagrado? O más aún, si en la práctica los sistemas de justicia son lentos, engorrosos, ineficientes, corruptos y parcializados, ¿se hace efectivamente justicia o es sólo un lugar trascedental al que hacemos referencia de manera cuasireligiosa? Y si la matemática fortaleciera la eficencia e imparcialidad de los sistemas de justicia, ¿estaríamos dispuestos a asumirla?

    Evidentemente mi posición es más conservadora y cercana a la tuya, pero de todos modos me parece importante rastrear ciertos fenómenos actuales y extraer de ellos toda su fueza crítica contra aquello que consideramos ya resuelto.

    Me gusta

  3. Esen dice:

    Lo que defiendo es algo que no se puede comprender fácilmente. Pero para que te des una idea… yo creo que la burocracia hace lo mismo que LOL solo que en otro nivel: traduce en leyes y en “procedimientos” institucionales los asuntos humanos. Es decir, en lugar de usar las matemáticas, usa la lógica. En el fondo es lo mismo y exactamente igual de despreciable, a mi juicio. La religión hace lo mismo, en donde lo “sagrado” no es otra cosa que la esquizofrenia colectiva que intenta crear sentido en donde no lo encuentra. Creo que todo lo que hace el hombre es distraerse, pero qué va. Es algo que tengo que ordenar mejor en mi cabeza antes de discutirlo en público. 😦

    Me gusta

  4. Esen dice:

    Sin embargo, dejando de lado lo que defiendo, o aquello de lo que se trata, como diría el ex-rector de mi universidad; creo que hay límites para utilizar la matemática. Y realmente complicarían más de lo que simplificarían si se utilizan fuera de esos límites.

    El problema de todo sistema cerrado (así se base en la experiencia, o algo así, tal y como hacen estos que matemáticamente recogen las nuevas excepciones y las van “mediando” con el resto de cosas) el problema de todo sistema cerrado es que nunca es la realidad. O sea…

    Google Maps (que es infinitamente mejor que Apple Maps) CASI SIEMPRE se equivoca. No se equivoca porque esté matemáticamente mal hecho. Está perfectamente pensado para que el uso lo mejore una y otra vez. Lo mismo con miles de sistemas en Internet, sobre todo de búsquedas y la publicidad en las Redes Sociales. Pero estos sistemas se equivocan porque LOS SERES HUMANOS SON EQUÍVOCOS.

    Yo aceptaré hacer un sistema legal matemático cuando descubran que la realidad está hecha de matemática avanzada, que nuestra voluntad y libertad no son otra cosa que un producto, o un residuo de alguna fórmula matemática. Cuando eso pase, aceptaré que las matemáticas me ayuden en asuntos humanos, es decir, en asuntos en donde hay alguien como yo en juego.

    Me gusta

  5. Fernando Cáceres dice:

    Hola Javier,

    me pareció muy interesante tu artículo. Las interacciones humanas, tanto en el plano del mundo real, como en los virtuales, generan la creación de sistemas a través de los cuales se administra lo que entendemos por justicia. En el artículo haces una descripción muy buena de como se da este fenómeno en LOL. Lo que me llama la atención es el origen de la búsqueda de justicia en el caso de este juego. No se trata de un tema ético. La creación de este sistema de justicia (vamos a llamarlo así por el momento) no apunta a que los jugadores sean “mejores personas” o en todo caso a que la convivencia dentro de la realidad virtual del juego sea más justa. Las faltas, a pesar de las evaluaciones y sanciones del jurado, continúan. El tema central es mantener el sistema, hacer posible que el juego continúe. A PESAR DE LAS INJUSTICIAS. Son los creadores del juego que vieron peligrar el negocio y tomaron las medidas en ese sentido.
    Es por eso que en el momento en el que planteas, de manera indirecta, una solución similar basada en la matemática y otros aspectos que se mencionan en la realidad virtual de LOL, como una ruta que podría ser copiada para el mundo real, me parece redundante, ya que de alguna manera esto ya se está dando. El sistema occidental y capitalista en el que nos encontramos en el mundo real ya funciona así. Se trata de un sistema que no imparte justicia, sino que por el contrario, se esfuerza en mantener un sistema que siga funcionando, a pesar de aplastar constantemente a los más débiles de manera, llamémosle “injusta”. Digamos que se ha encontrado un equilibrio en el que se aprieta pero no se mata, templando la pita lo más que se pueda sin que se rompa. Un sistema que trabaja para los que controlan el sistema, no para los más débiles.
    Esto me lleva a otra reflexión, me gustaría hacer un paralelo con Counter Strike. Como bien sabes (hemos jugado millones de veces este juego), el conter no se trata de un juego justo o injusto. En conter no hay justicia. Matas o te matan. Sabes usar las armas o mueres. El conter es ese estado de naturaleza en el que el más hábil (ojo, no el más fuerte) gana. Gana porque sigue vivo. Conter es la selva, LOL es una realidad domesticada, civilizada, pero de alguna manera falsa. Es una falsa percepción de justicia, por lo antes explicado. El conter termina siendo un sistema de alguna manera más justo, pero sin embargo es un lugar donde la justicia no asoma la cabeza. Debe ser por tanto sniper. Un abrazo y a ver cuando volvemos a jugar un conter.

    Me gusta

  6. Esen dice:

    Buenísimo tu comentario, Fernando.
    Estoy totalmente de acuerdo. De hecho, incluso los modos más antiguos de justicia (ojo por ojo, dar a cada uno lo suyo, etc) parecen ser algún tipo de traducción compleja de el principio de supervivencia colectiva: es decir, un esfuerzo del mismo sistema (o sus creadores) por mantener vivo el sistema.

    Me parece que ahí hay todo un tema que investigar.

    Me gusta

  7. Gracias Esen y Fernando por sus ideas.

    Tu comentario, Fernando, me hace recordar a lo que dice Enrique Symns al inicio de la canción “Mosca de bar” de 2 Minutos: “Las ciudades son las hijas del miedo, del miedo a la selva…”.

    Es cierto que las sociedades tienden a regularse a partir de sus prácticas y lógicas concretas, buscando preservar una hegemonía el mayor tiempo que sea posible. El cambio es desestabilizante y supone un riesgo mayúsculo para aquellos que detentan poder.

    Sin embargo, creo que hay una diferencia entre el sistema capitalista contemporáneo y el Sistema de LOL. En este último, el programa funcionaría como una “conciencia” con capacidad de decisión sobre ciertos aspectos. Es decir, habría un decisor más que únicamente el ser humano, quien además centralizaría las acciones necesarias para preservar el sistema, como bien lo dices.

    Por el contrario, en el caso del sistema capitalista considero que no nos sería posible identificar algo así como una “conciencia” (ni siquiera un grupo de personas o una clase) que funcione orientándose hacia la preservación del sistema. Creo que no se trata de pensar el capitalismo como una conspiración, sino de comprender cuáles son las dinámicas económicas, políticas y culturales a nivel de la vida cotidiana de las personas que (sobre)determinan la preservación del modelo actual.

    Diría que nadie está preservando el capitalismo a pesar nuestro. Más bien, somos cada uno de nosotros en nuestra práctica concreta los que mantenemos su existencia y nos beneficiarnos de ella, muchas veces a pesar de nuestros ideales.

    ¿Habrá alguna forma de opt-out sin tener que ser Zarathustra?

    Lo interesante de tu comentario es que introduce la posibilidad de que sistemas como el de LOL puedan llegar a complejizarse de tal manera que sean decisores “conscientes” en pos de la preservación de una lógica hegemónica como la del capitalismo.

    Esen, sobre tus comentarios estoy preparando un pequeño post que colgaré en estos días.

    ¡Gracias a ambos!

    Me gusta

  8. Esen dice:

    Por último, para que pienses un poco más el asunto:

    http://flowingdata.com/2012/11/29/machines-and-built-in-morality/

    Interesante no?

    Me gusta

  9. ¿cuál es tu username de lol? soy “peteribi” – soy unranked, recién lvl 30, y no soy muy bueno. agrégame si crees que no me vas a reportar luego de una partida por “jugador sin habilidad”…

    Me gusta

  10. Mi user es BadXample, pero hace bastante tiempo que no juego. De todos modos entraré un día de estos para agregarte también.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s