Machines of loving grace

allwatchedover2

He disfrutado mucho el documental de Adam Curtis All watched over by machines of loving grace (2011), porque creo que motiva una reflexión interesante sobre la relación del hombre y las máquinas (o si esa distinción es siquiera real), además de presentar conexiones geniales entre diversos temas y un archivo de imágenes bastante sorprendente.

Como no podía ser de otra manera siendo un documental de la BBC, su orientación es claramente progresista como lo explicita el mismo Adam Curtis:

What the series shows is how this idea spread into the heart of the modern world, from internet utopianism and dreams of democracy without leaders to visions of a new kind of stable global capitalism run by computers. But we have paid a price for this: without realising it we, and our leaders, have given up the old progressive dreams of changing the world and instead become like managers – seeing ourselves as components in a system, and believing our duty is to help that system balance itself. Indeed, Curtis says, “The underlying aim of the series is to make people aware that this has happened – and to try to recapture the optimistic potential of politics to change the world.”

Creo que Curtis se equivoca al creer que los humanos siguen prescriptivamente una posición de gestores de un sistema que esperan mantener estable. La situación es mucho más complicada. De cierta manera, nuestras acciones y decisiones individuales (vivenciadas como libres) van dando forma a sistemas complejos con propiedades emergentes opacas a nuestra comprensión, y es en la relación dinámica con estos sistemas donde se generan vectores que no necesariamente coinciden con el optimismo por el potencial de la política humana para cambiar el mundo.

En todo caso, el documental es muy ilustrativo y permite extraer otras conclusiones además de las esbozadas por Curtis. Realmente lo recomiendo.

Si desean verla sin subtítulos pueden ir acá. 

1. Love and power

2. The use and abuse of vegetational concepts

3. The Monkey in the Machine and the Machine in the Monkey

Anuncios

3 pensamientos en “Machines of loving grace

  1. GONZALO dice:

    He aquí la gran diferencia entre el hombre y la maquina:
    Estamos tan acostumbrados a nosotros mismos, tan hechos a nuestro propio vivir que apenas si nos damos cuenta de nuestra rareza. Porque el hombre es un ser verdaderamente original, chocante. Desde el punto de vista biológico se trata de una especie extraña, casi ridícula, estrafalaria, biológicamente inviable. Nace muy inacabado, y el tiempo que ha de transcurrir para valerse por sí mismo es extraordinariamente grande comparado con el de otras especies animales; vive desprotegido, carente de defensas físicas ante los depredadores; es poco prolífico; su capacidad instintiva es muy reducida y sus sentidos muy poco desarrollados frente a otras especies animales (lo cual aumenta su indefensión). Como puro animal, pues, una especie extraordinariamente frágil, hasta el punto de resultar sorprendente el hecho mismo de que haya salido adelante (¡cuánto más su predominio sobre el resto de las especies animales!). En simple zoología no se entiende su persistencia: Mowgli, el original protagonista de El libro de la selva de Kipling, es pura ficción literaria.

    Frente al comportamiento animal, puramente zoológico, destaca la especificidad de lo humano, su novedad cualitativa y radical. Esta aportación de novedad hace referencia a tres aspectos fundamentales:

    – Libertad (autoposesión). La libertad es manifiestamente evidente en la acción humana. El animal tiene su vida determinada por sus instintos. En el hombre, sin embargo, los instintos sólo condicionan su comportamiento, pero no lo predeterminan de modo compulsivo y necesario. Sus actos no están precontenidos ni predeterminados en las condiciones iniciales. El hombre introduce en la naturaleza un factor de impredecibilidad, de sorpresa, de innovación: “el único ser capaz de proyectar, de decir no” (Scheler). La decisión libre rompe la continuidad uniforme con todo lo que la hace posible .

    – Autoconciencia. El hombre no sólo conoce y vive, sino que conoce que él mismo es alguien que conoce y que vive, un ser que tiene conciencia de su propia existencia, conciencia refleja de sí mismo: el único capaz de decir yo. Antes que frente a la historia o frente a los demás el hombre vive frente a sí mismo, en diálogo interior consigo mismo. Lo extraño de ver a alguien hablando solo por la calle no está en el diálogo en sí mismo, sino en la circunstancia de que lo haga en voz alta. El destinatario de las preguntas que hacemos, de las recriminaciones o de las alabanzas, con frecuencia somos nosotros mismos. Esa especie de desdoblamiento interior, ese ir y venir de sí mismo a sí mismo, no sólo no tiene nada de patológico sino que forma parte de la novedad radical que representa el hombre: la conciencia personal. El hombre no sabe vivir sin preguntarse por sí mismo, sin interrogarse acerca de quién es, qué hace y por qué lo hace.

    – Historicidad cultural. El hombre posee no sólo la capacidad de vivir inteligente y libremente sino de retener y de transmitir lo pensado y vivido, y de proyectarse hacia futuro. Es la única especie en la que las generaciones no parten de cero sino de ese patrimonio permanentemente acrecentado de experiencias y conocimientos que cada generación ofrece a la siguiente como base sobre la que construirse. Ese patrimonio es la cultura. El hombre nace con una deuda, por así decir, con los que le han precedido. Nadie se la va a exigir, pero ha de saber agradecerla: el hombre no sólo sabe decir yo; aprende que también ha de decir nosotros. El pasado no es para él un desecho inevitable ni simple materia del recuerdo sino la fuente de la que mana su permanente actualidad; eso es lo que se quiere dar a entender cuando se dice que el hombre es un ser cultural, un ser –por utilizar una expresión feliz de Ballesteros- de memoria y proyecto. El hombre inaugura un modo nuevo de vivir, de estar en el tiempo, hasta el punto de que el tiempo de la humanidad tiene un nombre específico: se llama historia; y también el de cada hombre: biografía.

    Me gusta

  2. En aproximadamente 5 mil millones de años el Sol finalizará su etapa de secuencia principal y empezará a convertirse en una Gigante Roja, tragándose en su proceso de expansión a los planetas más cercanos y posiblemente también a la Tierra. Incluso antes de llegar a este punto, la luminosidad del Sol se habrá duplicado, haciendo que la Tierra tenga temperaturas más altas que las que hay hoy en Venus, desapareciendo toda posibilidad de vida en nuestro planeta. Al final, cuando el Sol agote completamente el hidrógeno y el helio en su interior (y al no tener la suficiente masa para estallar en una súpernova) terminará por convertirse en una estrella enana blanca y luego en una estrella enana negra. No habrá más Sistema Solar, nunca más.

    Por supuesto que creo que las propiedades mismas de la Razón podrían protegerla de su extinción llegado este momento apocalíptico (¡incluso soy tan optimista que creo que puede llegar a sobrevivir a la Muerte Térmica del Universo!). Sin embargo, no es en su forma humana como va a lograrlo (Cfr. El Imperativo Extraterrestre). Es realmente destacable todo lo que señalas: la materia pensándose a ella misma, auto-informándose. ¡Fascinante!. Pero no puede quedarse solo en eso, ya que el futuro le plantea a la Razón retos brutales de supervivencia. Es necesario que logre trascender su infancia biológica, sus barreras epistemológicas, sus condiciones reproductivas, sus limitaciones gravitacionales, sus requerimientos energéticos, etc. Embelesarnos frente a nuestras características singulares actuales seguro es muy útil para algunas cosas, pero nunca hay que perder de vista la perspectiva cosmológica.

    Me gusta

  3. Ya sé que eres la misma persona comentando con diferentes nombres. No es necesaria esa síntesis disyuntiva. Define tu seudónimo y conversemos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s