El despotismo del capital

2f6725233555c8fb526da580de93ddf0

En un inicio Jacques Camatte fue marxista, militante y teórico, miembro del Partido Comunista Internacional, opuesto a la U.R.S.S. e interesado en construir un “verdadero” leninismo. Luego de 1966 lo invade un profundo pesimismo hacia las posibilidades revolucionarias de la clase proletaria y su capacidad para resolver las contradicciones socio-económicas. Entendía que, siendo el proletariado un efecto del capital y una parte integral de su estructura, jamás sería capaz de desempeñar el papel histórico que el marxismo le había presagiado, el de ser el salvador de la humanidad frente a la explotación capitalista.

Para 1973, cuando escribe El extravío de la humanidad, su anarco-primitivismo se encuentra del todo consumado. Allí sostiene que el capital ha devenido una estructura ubicua y totalitaria que no deja nada ni nadie por fuera de su influencia domesticadora, de modo que cualquier tipo de “revolución” contra el capital es imposible dentro de las condiciones que éste impone a la humanidad. Frente a ello, un movimiento verdaderamente revolucionario está obligado a motivar una lucha despiadada de la humanidad en su conjunto contra el capital, en busca de una “salida del mundo”, de un reencuentro con la naturaleza y de un restablecimiento de las formas más elementales de organización comunal. Jacques Camatte piensa que este retorno a la comunidad [Gemeinwesen] primera es lo único que podrá liberar a la humanidad de su sometimiento absoluto al despotismo del capital.

Evidentemente, mi interés por Camatte nada tiene que ver con sus anhelos paleolíticos y sus esperanzas delirantes en un comunismo de aldea. Lo fascinante de su pensamiento se encuentra, más bien, en su análisis del capital como una entidad autónoma que ha tomado el control de la humanidad mediante la domesticación de sus prácticas sociales y económicas. Con un claro estilo marxista y un profundo desencanto, Camatte construye su argumentación de tal modo que la única salida posible es la supresión total de las condiciones contemporáneas de producción y generación de riqueza.

Soy consciente que Jacques Camatte analiza el capital desde una posición que podríamos llamar abstraccionista, dado que lo presenta como un sistema abstracto de dominación que, aun siendo un producto del pensamiento y las conductas humanas, se muestra como todopoderoso y eterno, invadiendo y transformando radicalmente cada aspecto de nuestra vida cotidiana. La crítica más común al abstraccionismo es que promueve una reducción grosera de la historia al obviar la complejidad del desarrollo social y económico en pos de un principio unitario pseudo-metafísico. Esta crítica es válida y razonable, y debe tenerse muy en cuenta al momento de embarcarse en este tipo de movimientos especulativos. No obstante, antes que tomarla como una razón para descartar de plano las ideas de Camatte, prefiero servirme de ella como una motivación para enriquecer los alcances de esta teoría a través de un diálogo crítico.

Debo señalar que este ensayo ha sido trabajado en base a El extravío de la humanidad y es de ese escrito de donde extraigo todas las citas presentadas. Las traducciones del inglés son mías.

Sigue leyendo

Anuncios

Machines of loving grace

allwatchedover2

He disfrutado mucho el documental de Adam Curtis All watched over by machines of loving grace (2011), porque creo que motiva una reflexión interesante sobre la relación del hombre y las máquinas (o si esa distinción es siquiera real), además de presentar conexiones geniales entre diversos temas y un archivo de imágenes bastante sorprendente.

Como no podía ser de otra manera siendo un documental de la BBC, su orientación es claramente progresista como lo explicita el mismo Adam Curtis:

What the series shows is how this idea spread into the heart of the modern world, from internet utopianism and dreams of democracy without leaders to visions of a new kind of stable global capitalism run by computers. But we have paid a price for this: without realising it we, and our leaders, have given up the old progressive dreams of changing the world and instead become like managers – seeing ourselves as components in a system, and believing our duty is to help that system balance itself. Indeed, Curtis says, “The underlying aim of the series is to make people aware that this has happened – and to try to recapture the optimistic potential of politics to change the world.”

Creo que Curtis se equivoca al creer que los humanos siguen prescriptivamente una posición de gestores de un sistema que esperan mantener estable. La situación es mucho más complicada. De cierta manera, nuestras acciones y decisiones individuales (vivenciadas como libres) van dando forma a sistemas complejos con propiedades emergentes opacas a nuestra comprensión, y es en la relación dinámica con estos sistemas donde se generan vectores que no necesariamente coinciden con el optimismo por el potencial de la política humana para cambiar el mundo.

En todo caso, el documental es muy ilustrativo y permite extraer otras conclusiones además de las esbozadas por Curtis. Realmente lo recomiendo.

Si desean verla sin subtítulos pueden ir acá. 

1. Love and power

2. The use and abuse of vegetational concepts

3. The Monkey in the Machine and the Machine in the Monkey